Ayres también se presentó en concurso de acreedores aunque no planea cerrar locales.

No es ninguna novedad que muchas de las marcas de moda nacional atraviesan una complicada situación financiera y se ven obligadas a solicitar concursos de acreedores. Hace unas semanas la firma de indumentaria femenina Ayres, se sumó a la lista que encabezan Ay Not Dead, Wanama y Cook, Chocolate, Eyelit, Alpargatas, Wrangler y Legacy. «Tenemos una situación financiera que resolver y estamos tratando de negociar y ponernos de acuerdo con los bancos», explicó Gabriel Isersky, titular de Engrama, dueña de la marca Ayres.

Sin bien la firma seguirá produciendo, el grupo Engrama no planea cerrar locales porque tienen alguna expectativa de una leve recuperación del consumo por el año electoral, reconocen que ésta es la crisis más difícil que les tocó atravesar. «No sabemos cómo va a terminar, y de nosotros dependen muchas familias. Nunca en mi vida tuve un cheque rechazado ni incumplimientos», aseguró Isersky.

Recordemos que Ayres fue fundada en 1998 por el empresario argentino Gabriel Iserksky y cuenta actualmente con más de 30 locales distribuidos estratégicamente en Buenos Aires y las provincias de Chaco, Córdoba, Neuquén, Mendoza y Tucumán. Además opera su propio canal de e-commerce de cobertura nacional. Pero la devaluación del año pasado terminó por agravar la situación de la empresa que trabaja con materiales importados y de repente se encontró con que debía en dólares el doble de pesos. «Cuando los bancos vieron que el sector estaba en problemas cerraron todo tipo de financiación, lo que empeoró la situación», señaló Isersky.

El rubro de indumentaria es uno de los más golpeados del mercado interno: las ventas llevan seis meses de caída y en febrero disminuyeron 13,8% en comparación con el mismo mes del año anterior, según los datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Post Relacionados