Los industriales ven con esperanza el cambio de Gobierno en Argentina

Los cuatro años del Gobierno de Macri significaron para Argentina la profundización de una grave crisis económica, cuya víctima principal fue la industria nacional. Numerosas fábricas realizaron despidos masivos, las pymes bajaron sus persianas y la retracción del consumo atentó contra las ventas.

«Los números indican que vamos a terminar con una caída industrial poco más del 3 % en términos interanuales. Del 2015 a la fecha son cerca de 10 puntos de caída y la capacidad industrial está funcionando casi a la mitad», expresó José Urtubey, dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA).

«Si vemos los puestos laborales, hubo una perdida mayor a 200.000 puestos. Los mayores problemas de estos años fueron las variables macroeconómicas, la falta de crédito, altos niveles de impuestos y la caída de los mercados», agregó.

2020 se avisora como un año difícil para Argentina

Consultado sobre su perspectiva frente al cambio de vientos políticos que vendrá de la mano de Alberto Fernández, el dirigente sindical opinó que 2020 traerá muchos desafíos. «Las elecciones demostraron que Argentina ve la necesidad de un país más desarrollista, más ligado a fomentar la producción y no tanto ligado a las políticas cercanas a lo financiero. El año que viene sin duda va a ser difícil, la matriz productiva está dañada, va a llevar su tiempo y el esfuerzo de todos los sectores. Lo primero que tiene que haber es crédito productivo, y después buscar el alivio en la presión tributaria y el mejoramiento del mercado», explicó Urtubey.

En lo que atañe específicamente al sector de la indumentaria, Alicia Hernández, gerente general de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), dijo que el sector quedó destruido.

«La política macroeconómica de estos últimos años provocó una caída muy fuerte del consumo. Somos optimistas con el cambio de Gobierno porque los discursos que se escuchan son proindustria. Creemos que se puede aumentar el consumo gracias a una recomposición salarial, aunque no va a ser inmediato». 

Al respecto de las necesidades del sector, Hernández destacó que no buscan un proteccionismo extremo pero tampoco una importación masiva que destruya la producción local. «Creemos que hay que hacer un comercio administrado, trabajar en la productividad, incorporar tecnología y hacer una industria más sostenible», finalizó.

FUENTE: Fashion Market


Post Relacionados