Nike se propone vender directamente a sus consumidores

La compañía recortará puestos de trabajo y anunció una nueva fase en su operativo de e-commerce llamada Consumer Direct Acceleration.

Nike está recortando puestos de trabajo mientras se focaliza en vender directamente a sus consumidores, alejándose así del tradicional canal de retail que ha sido impactado fuertemente por la pandemia del coronavirus.

John Donahoe, el CEO de la mayor marca de productos atléticos del mundo y un ejecutivo de larga carrera en Silicon Valley, anunció una nueva fase en su operativo de e-commerce llamada Consumer Direct Acceleration. En un memo a los empleados dijo que los cambios “probablemente” redundarían en despidos.

Nike confirmó esa noticia al decir que “la Consumer Direct Acceleration es la próxima fase digital de nuestra estrategia”. Añadió que “estamos construyendo una compañía más ágil y transformamos más rápidamente a Nike para definir el mercado del futuro”. Según ese comunicado, la compañía está volcando recursos y creando capacidad para invertir en sus áreas de mayor potencial”, y anticipó que este realineamiento “probablemente puede resultar en una pérdida neta de puestos de trabajo”.

Los ingresos del último trimestre de la compañía se precipitaron en un 38%. Las pérdidas provocaron una caída de 51 céntimos por acción.
La empresa, que meses atrás había proclamado su capacidad de navegar en la pandemia, está comprobando que eso no es tan fácil. Acaba de informar de su sorpresiva pérdida y caída de ventas en el cuarto trimestre fiscal. Sus ingresos declinaron un 38% hasta 6.310 millones de dólares en el período, mucho menos que los 7.380 millones que calcularon los analistas. Las pérdidas provocaron una caída de 51 céntimos por acción.

Estos resultados marcaron un fuerte contraste con la situación de meses atrás, cuando Nike superó a los estimados de los analistas de Wall Street, mientras muchas marcas del consumidor seguían en dificultades. La compañía dijo en ese momento a los inversores que estaba preparada para enfrentar al coronavirus a raíz de su experiencia en haber operado en China durante el brote inicial de la pandemia.

Como muchas marcas y minoristas, Nike invirtió en plataformas para compensar el cierre de los locales. Pero el boom de las ventas e-commerce (los ingresos digitales crecieron un 75% en el último trimestre) no fue suficiente para neutralizar la clausura de los locales físicos.
Las acciones declinaron un 4,6% hasta 96,77 dólares y Nike arrastró a las acciones de otros vendedores de calzado, incluyendo a Skechers USA Inc., Under Armour y Foot Locker.

En un intento por aliviar los temores de una prolongada caída, la compañía dijo que alrededor del 90% de lo locales que operan globalmente están actualmente abiertos. También señaló que las ventas de este año fiscal rebotará en el segundo semestre para tener un pequeño cambio o posiblemente arrojar una ganancia.

Pero los envíos a los mayoristas estuvieron por debajo en un 50% en el último trimestre, lo que dañó las ventas y dejó a la compañía con un exceso de inventario. El nivel de ingresos fue el más bajo desde 2013.

Fuente: Adlatina

Post Relacionados