Se teme caída del 50 % en oferta de ropa en Argentina por la crisis del coronavirus

Como consecuencia de las fuertes caídas en las ventas de indumentaria argentina por la crisis ocasionada a raíz de la pandemia del coronavirus, la oferta de ropa de la próxima temporada primavera-verano podría tener grandes disminuciones, tal como explicó en diálogo con el medio local Ámbito Financiero Claudio Drescher, presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI).

Según detalló Drescher, las firmas de indumentaria no sólo carecen del capital suficiente debido a la contracción de las ventas sino que además los talleres de confección que se encontraron paralizados por la cuarentena estricta en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Por eso, si no se implementa un plan de reactivación en el corto plazo, esperan que la oferta de indumentaria para la próxima temporada pueda llegar a caer hasta un 50 % en comparación al año pasado.
Desde el sector textil elevaron un plan de ayuda al Gobierno, en el que se incluyen algunas medidas como créditos especiales, la continuidad del programa de cuotas Ahora 12, medidas de formalización del trabajo del sector de la confección y el incentivo de las exportaciones.

De acuerdo a un reciente informa elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas de Indumentaria en mayo cayeron un 74,5 % interanual. Según el Indec, en el mes de abril el sector textil utilizó sólo el 4,2 % de su capacidad instalada.

Más números en rojo

La venta minorista de indumentaria en Argentina se contrajo un 47,5 % durante el mes de junio, de acuerdo al último informe elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
Dividido por regiones, la caída del sector en el interior del país fue del 23,3 %, mientras que en el Área Metropolitana de la ciudad de Buenos Aires (AMBA) fue del 71,7 %. Entre los motivos de la caída se encontró el faltante de productos en los comercios, en parte por falta de liquidez para comprar stock y por proveedores que solo aceptaban la facturación en efectivo.

Además, se le sumó la poca circulación de gente y los protocolos que no permiten más de una o dos personas a la vez en el negocio. Esto último se sintió en el Día del Padre porque en este rubro entre que el cliente elige y se prueba, se reduce la productividad del comercio, haciéndose largas colas afuera.
A nivel general, las ventas minoristas en todos los rubros tuvieron durante el mes de junio una caída del 34,8 % anual, incluyendo tanto modalidad online como tiendas físicas. La baja en la región AMBA llegó al 49,3 % mientras que en el resto del país a 20,3 %.

El informe fue realizado en base a 1100 negocios de todo el país, analizados entre el 1 y el 4 de julio. Los resultados determinaron que todos los rubros medidos declinaron frente al menor consumo generalizado que provoca la caída en los ingresos, la menor circulación de gente en las calles, y la incertidumbre. En los primeros seis meses del año, el comercio minorista pyme acumula así un derrumbe anual de 32,5 % frente a iguales meses del 2019.

Fuente: Fashionnetwork

Post Relacionados